EXTENUACIÓN VALDEPEÑAS

También corriendo por la Red

Medias de Compresión. Leyendas y Realidades

Posted by Extenuación en 11 abril 2014

Desde hace bastante tiempo podemos ver en las competiciones populares muchos corredores que usan prendas compresivas -en especial medias y pantorrilleras- y también algún caso menos habitual en corredores de élite. Hoy día podemos encontrar infinidad de marcas que incluyen en su catálogo de prendas deportivas algún modelo compresivo, y casi se podría decir que su uso está ampliamente aceptado por la comunidad de corredores, llegando a marcar tendencia.

Las razones de su uso creo que se pueden reducir a dos, siendo la primera de ellas meramente estética. Por todos es sabido que la mayoría de los mortales repiten conductas, sobre todo si las vemos a nuestro alrededor; así funcionan las modas, por repetición de conductas… La segunda razón que lleva al corredor popular a usar prendas compresoras está relacionada con la mejora del estado físico de la zona comprimida, y aunque esta segunda razón tiene mucha más lógica que la primera, hay que tener en cuenta que muchos de los usuarios de estas prendas no saben a ciencia cierta la verdadera función de las mismas, y presuponiendo que con ellas mejorarán las marcas u obtendrán beneficios sorprendentes.

Para aclarar un poco algunos de estos asuntos, hay que ir, como siempre, a la ciencia centrándonos esta vez en la prenda de más uso por los corredores populares, las medias de compresión.

Dejando obviamente de lado la cuestión estética, podemos decir que las teorías que los científicos manejan están referidas al flujo sanguíneo y a la vibración muscular. Antes de hablar de cada una de ellas debemos separar entre el uso de la prenda durante la carrera y después de ésta, influyendo así en una supuesta mejoría del rendimiento y/o una mejor recuperación después del ejercicio.

La hipótesis del flujo sanguíneo, básicamente viene a decir que la compresión en la parte baja de la pierna aumenta el retorno del flujo sanguíneo venoso. Debido a la gravedad y a una mala circulación, la sangre puede llegar a estancarse en las piernas mientras se hace ejercicio o se está en reposo, por ello, y para evitar trombosis u otras afecciones, clínicamente se ha recomendado el uso de medias compresivas sobre todo en personas que debían estar postradas durante mucho tiempo o a las que les era imposible realizar actividades físicas. Aplicando estas teorías en el corredor, podemos presuponer que la mejora de la circulación de la sangre hará que ésta se oxigene y se limpie mejor y más rápido, logrando como resultado una mejoría en el rendimiento.

En cuanto a la teoría de la vibración muscular, podemos resumirla en que al correr, todas las fuerzas de impacto que se crean durante el movimiento hacen que la pierna vibre, y esta vibración podría ser la causa del dolor muscular tardío. Sumergiéndonos en este concepto un poco más, podemos observar cómo algunos saltadores de longitud y de triple salto usan este tipo de medias compresoras, y evidentemente no lo hacen por razones de mejoría de circulación ya que correr, corren poco. Para justificar este hecho nos tendremos que remitir a un estudio científico (Kraemer et al., 1996, 1998) en el que se dice que el uso de este tipo de medias mejora la potencia de las piernas, quizás justificada por el simple hecho de que reducen la vibración muscular.

medias de compresión

Ahora que ya hemos hablado de las teorías que respaldan el uso de las prendas compresoras, echemos un vistazo a lo que la investigación científica ha descubierto:

Lo primero que hay que decir es que según un estudio de 2001 (Byrne et al., 2001) ha quedado demostrado que las medias de compresión mejoran el flujo de sangre venosa en reposo. Del mismo modo, se ha demostrado que la compresión gradual es mejor que la compresión constante -en reposo-. Estos datos son incontestables, pero hemos de remarcar el hecho de que en ellos se habla de reposo. Lo que no ha sido demostrado con estos estudios es si el uso de estas prendas durante la carrera mejora el flujo sanguíneo, lo que nos llevaría a preguntarnos en el supuesto caso de que esto fuera cierto, si este aumento de flujo es suficiente como para mejorar el rendimiento o la recuperación.

Ante este asunto podemos encontrar algunos datos muy interesantes. En un estudio (Ali et al. 2007) se encontró que no existía ninguna variación en cuanto a rendimiento o parámetros fisiológicos en los sujetos estudiados durante y después de una carrera de 10km. Sin embargo sí encontraron una reducción del dolor muscular post-competición, lo que sin duda está relacionado con la vibración muscular. Contrastando estos resultados, en otra investigación (Kremmier et al. 2009) se halló un mejor rendimiento y un umbral de lactato más alto al usar medias de compresión durante la carrera. De manera similar, otros dos estudios descubrieron una mejora en el rendimiento y en la economía de carrera en los sujetos estudiados después de una carrera de 5km (Chatard et al., 1998 y Bringard et al., 2006).

Con respecto a la relación que tienen las medias de compresión y la mejora en la eliminación del lactato, podemos hallar también algunos datos.

En un estudio realizado por (Berry et al. 1987) se determinó que la eliminación del lactato en sangre se mejoró después de una prueba de esfuerzo máximo usando medias compresoras. Esta investigación ha sido corroborada por otro estudio posterior (Creasy, 2008), pero aún queda por determinar si esta disminución del lactato en sangre (no en músculo) podría ser debida a la compresión -que disminuye el flujo de lactato desde el músculo a la corriente sanguínea-, o si el uso de medias compresoras es lo que aumenta es el flujo de sangre (y por consiguiente de lactato) a otros músculos, mejorando así su rendimiento.

En cuanto al tema de los daños y la recuperación, según un estudio (Byrne & Easton, 2010) se pudo demostrar que solamente después del ejercicio, usándose ya en la etapa de recuperación, las medias de compresión pudieron influir en la mejoría y alivio muscular, disminuyéndose la hinchazón e inflamación. Aún así, los mecanismos exactos de por qué las prendas de compresión pueden disminuir el dolor muscular sigue siendo desconocidos.

En definitiva, y habiendo analizado los datos anteriores, podemos decir que en reposo, cierto grupo de individuos -ya que hay que tener en cuenta los factores físicos y de entrenamiento-, usando medias de compresión, mejorarán los tiempos de recuperación muscular. Lo que queda en el aire, sin respuesta definitiva y sin demostrar, es si el uso de prendas compresivas durante el ejercicio, mejora el rendimiento del corredor.

No obstante, y para finalizar, creo que aunque no son la panacea o signifiquen la cura milagrosa, el uso esporádico de las medias de compresión, sobre todo en reposo, podría ser beneficioso para la recuperación muscular. Utilizándolas como una herramienta -como hacemos con el hielo o cualquier otro elemento que nos ayude de vez en cuando a recuperarnos-, tienen cabida en el amplio arsenal de gadgets del corredor. De este punto en adelante, sólo existe el componente psicológico-efecto placebo- y el factor estético del que hablaba al principio.

Referencias y estudios citados en el artículo:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3605315
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17365528
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23314683
http://www.scienceofrunning.com/2010/07/compression-socks.html

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: