EXTENUACIÓN VALDEPEÑAS

También corriendo por la Red

Correr con resfriado o gripe

Posted by Extenuación en 18 enero 2015

La gripe y el resfriado son unas de las enfermedades más habituales y temidas por los deportistas cuando empieza el invierno, ya que esta actividad se desarrolla al aire libre y es posible que en ocasiones no llevemos la ropa adecuada o que al deternos nos enfriemos. A menudo no nos damos cuenta de ello debido al calor que generamos mientras estamos en movimiento.

La mejor actitud es tomar precauciones para prevenir la gripe o el resfriado. En nuestro caso lo tenemos fácil, ya que una de las maneras más eficaces de evitarla es practicar un deporte como el Running. El motivo es muy sencillo: los glóbulos blancos se activan al correr y nuestro sistema inmunológico se potencia con el movimiento y la oxigenación.

Pero, ¿y si crees que tienes gripe, o incluso ya te ha sido diagnosticada por tu médico? ¿Es recomendable correr con gripe o resfriado?

Diferenciar entre gripe y resfriado

El primer paso es conocer con exactitud nuestros síntomas para poder distinguir si padecemos una gripe o un simple resfriado. En función de este diagnóstico, podremos determinar si es aconsejable salir a correr en este estado.

Síntomas de gripe

La gripe se acompaña habitualmente de dolor de cuello y cabeza, fiebre alta, dolor en el pecho, dolor de espalda, estornudos ocasionales, dolor en articulaciones y tos profunda con esputos densos.

La gripe mal tratada puede degenerar en una pulmonía.

En caso de que padezcas gripe, lo mejor sin lugar a dudas es escuchar a tu cuerpo, como insisto siempre.

  • Si no tienes fiebre y quieres ir a correr seguramente puedes hacerlo, pero debe ser un entrenamiento ligero, suave y llevadero y no muy superior a unos 45 minutos. La mayoría de las veces desoímos lo que nuestro cuerpo quiere decirnos y con ello ponemos en riesgo nuestra salud.
  • Con fiebre nunca deberíamos salir a correr, ya que el estado febril nos indica que la gripe está muy avanzada y en su etapa más virulenta. En caso extremo, exponer nuestro cuerpo al agotamiento físico debilita el sistema inmunológico, pudiendo llegar a afectar incluso a nuestro corazón y dejarnos secuelas de una cardiopatía, o incluso dar lugar a un cuadro más grave de muerte súbita. Ésta es a la conclusión a la que ha llegado el Dr. Fernando Gutiérrez del Centro Médico para el Deporte (CSD).

Otro aspecto importante es saber valorar e interpretar lo que nuestro cuerpo nos transmite, es decir los síntomas. Según un estudio del científico americano Steffan Weidner:

  • Si se padecen dolores del cuello para arriba, el ejercicio puede ser incluso recomendable.
  • Si se padecen dolores en la zona de la espalda y pulmones, en la zona lumbar o en las articulaciones es mejor mantener reposo.

Hay que saber como he dicho anteriormente escuchar al cuerpo e interpretar correctamente los mensajes que nos envía. Si nos sentimos cansados, doloridos, sin energía, con tos profunda y sin fuerza, no lo dudes, no salgas a correr.

Como sabes, los ejercicios físicos exigentes y de alta intensidad reducen la eficiencia del sistema inmunológico y por ello estamos más propensos a un empeoramiento de la enfermedad. Por el contrario un ejercicio practicado de forma prudente y moderada al revés que en el caso anterior, puede mejorar y fortalecer nuestro sistema inmunológico. En esta misma línea está el Dr. K. Lazzoli, médico especialista en medicina deportiva, quien afirma rotundamente que con fiebre está prohibido hacer deporte.

Síntomas de resfriado

Por su parte, el resfriado conlleva dolores de cabeza ocasionales, fiebre baja ocasional, dolor de garganta y pecho ocasionalmente, estornudos repetidos, dolores articulares suaves y dificultad para respirar por la nariz con gran producción de mucosidad nasal.

El resfriado mal tratado puede evolucionar en sinusitis.

Si lo que sufrimos es un simple resfriado o catarro, sabemos que el trata un virus más llevadero y menos peligroso que el virus de la gripe. El resfriado es una infección más compatible con la práctica deportiva. Ciertamente nadie se encuentra del todo bien cuando está resfriado, pero sabiendo llevarlo se puede practicar deporte, eso sí, siempre con un ritmo más suave tanto en intensidad como en duración.

Cómo prevenir la gripe y el resfriado

A continuación te dejo unos consejos a tener en muy cuenta para prevenir los estados griposos o de simples resfriados y para que, de esta manera, no tengas que reducir tus entrenamientos o carreras durante largos períodos de tiempo.

Alimentación

  • Aumentar la ingesta de alimentos “antioxidantes”
  • Mantener una alimentación lo más alcalina posible. Recuerda: todas las enfermedades son ácidas, donde hay oxigeno y alcalinidad no puede existir enfermedad (Otto Warburg )
  • Complementar la dieta con complementos alimenticios: Vitamina C, Vitamina E y Vitamina A o bien con alimentos ricos en estas vitaminas.

Tres remedios muy eficaces contra la gripe a nivel alimenticio al actuar como verdaderos antibióticos naturales son:

  • El ajo, tomado crudo como por ejemplo en ensaladas, nos reportará grandes beneficios ya que su principales componentes, la alicina y el sulfuro de alilo, mantendrán alejados de nuestro organismo tanto a microbios como a virus.
  • La cebolla, tomada de forma habitual en ensaladas o como bebida (cociendo una cebolla en medio litro de agua y colando luego el líquido).
  • El limón, tomándolo de forma habitual.

Hidratación

Mantener un buen nivel de hidratación:

  • Beber bebidas isotónicas naturales sin aditivos ni azúcares refinados.
  • Beber zumos naturales ricos en vitaminas.
  • Beber infusiones de tomillo y eucalipto en cuanto empieces a sentir los primeros síntomas, ya que ambos son poderosos desinfectantes y expectorantes.

Equipamiento

  • Utilizar prendas con tejidos técnicos, adecuadas a la época del año, en este caso el invierno: prendas transpirables que expulsen el sudor para evitar que se enfríe sobre nuestros cuerpos.
  • Utilizar prendas que de dejen libertad de movimientos.
  • Proteger las partes del cuerpo más propensas a el enfriamiento.
  • Procurar respirar más por la nariz para que el aire entre más caliente a nuestros pulmones.

Entrenamiento

  • Como te he venido diciendo, si tienes fiebre, no entrenes.
  • Si estás resfriado reduce el intensidad del entrenamiento, sé moderado y cauto en cuanto a la duración.
  • Sal a correr cuando las temperaturas sean más agradables.
  • Calienta y haz estiramientos durante más tiempo para que tu cuerpo alcance la temperatura adecuada y los músculos estén elásticos.
  • Cuando termines de correr abrígate bien, no dejes que el sudor se enfríe sobre tu cuerpo.
  • Entra en la ducha cuando tus pulsaciones estén en niveles normales.

Descanso

Date el descanso adecuado dejando que tu cuerpo recupere su vitalidad. Recuerda que si lo llevas al límite tu sistema inmunológico se debilitará.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: